Marzo sin arriendos

El Capitalismo desea cobrar y cobrarnos entre nosotros, vendiendo una educación en Marzo que desde la ventana tendrá un triste paisaje de cenizas y árboles cafés. El Capitalismo no tiene control y los apoyadores se sienten partes de un todo incontrolable de avaricia, control, explotación e individualismo egocéntrico banal. Después, si el Mundo se deteriora, no le van a echar la culpa a nadie, porque creen que nadie tiene la culpa de este deterioro. Van a arrendar, van a aplastar los salvajes con la sentencia mensual, donde un universo hecho de cuatro semanas se nos ha impuesto como un contenedor de aire arrendado donde cada cual puede volar a su manera, mientras pague su derecho a estar entre los que antes levantaron rejas de cualquier forma inventada. Desearon vernos sudar, hasta el fallecimiento. Creen que impactamos al mover nuestros capitales en una especulación abstracta y sin sentido. Pero el arriendo por vivir en un lugar, será un aspecto que les dirá que ese sujeto ‘está bien’, que no constituye amenaza para mantener sus ilusiones. Las hectáreas y hectáreas de bosques fueron embrujados con la magia de las rejas y los alambres de púas, mientras alguien presumía el número de sus hectáreas en cualquier reunión aspiracional. Ese bosque debiera ser de todos, pero no para que formemos nuestras idealizadas cajas de fósforos, sino para que nos encontremos alguna vez con la inmensidad de la naturaleza, que nos interpele y nos abrace en su afecto especial. En vez de seguir imitando modelos de vida impuestos por otros modeladores, deberían interrogar su presencia en estas latitudes, comparar la piel con el fuego que nos calienta, y formar sentido. Cuando extirpemos esta aspiración semi-europea de nuestra creencia de personalidad astuta y aprovechadora, muchos abrigados se quedarán sin nada, sin bienes para presumir, sin derecho a cuestionar la forma de vivir de otros. A los que les falta soltar sus ilusiones de algodón, debieran hacerlo, ‘piramidalmente’ para que les creamos su desarme. A los que están desnudos de identidad por siempre sospechar de que algo más allá de esta psicosis senos oculta, podrán abrigarse con los elementos que viven junto a nosotros. Yendo a los extremos del vivir, seguiremos deseando la aprobación del que está lejos de nosotros. Nos desarmaremos y nos volveremos a armar, esta vez, en un afecto cercano que no excluirá seres vivos. Cualquier poder invisible deberá presentarse antes de imponer su superioridad a estos modos de vida. Aprenderemos a vivir juntos, y solos de cualquier privatizador de terrenos y de conciencia. Marzo no volverá a ser una paga mensual con un triste paisaje de cenizas y árboles cafés, será ir a los bosques, ir a donde nos necesiten, ir a donde nos llama alguien, donde nos inviten, donde encontremos el sentido personal que no será ajeno al que se nos acerca, y extirparemos elogio de querer matar al que se nos hace extraño, que expone movimientos similares a las pieles de cada uno en su rapidez humana.

Anuncios

El mal y después el bien

La vida propia. La relación de nuestro Ser con el sujeto que nos representa en este tiempo histórico. El externo tomando errores auténticos. El interno siendo espectador de elecciones. La experiencia como dato acumulable. La memoria neuronal como la que atestigua la vivencia y que destila la experiencia hasta volverla sentimiento. Tener una buena infancia. Ya controlando el caos, calibrar la dualidad entre una buena salud, y una resistencia al alcohol social. Vérselas con el mandato biológico de reproducirse. Universidad de gringos, recalcando una pasajera jerarquía a partir de más pruebas alcohólicas, pagando distintos aranceles con el fin de sentarse al lado de “alguien”. Trabajo como consecuencia de los años de estudios. Nueva jerarquización con adultos incluido. Todos ganan más que uno y pueden pagar el costo de arriendos inmobiliarios. La única voz que les importa a los chupa sangre es la voz estridente, la de los egresados, la que no se pregunta por el estado de su garganta. Las gargantas son reemplazables, especialmente cuando tienes gargantas por venir, y la vejez es opacada por los mismos abuelos. Que las defensas no son como las de un adolescente, que los huesos son el recuerdo de nuestras onces de leche de vaca. Que el colágeno nos salvará del olvido. Una esencia que se mantiene expectante, mientras nos comunicamos recalcando los errores humanos. Como si el error nos definiera como individuos. Obligación de ahorrar para la vejez, sin confiar en que el hoy nos puede salvar de ese futuro de montos (y gastos). El estado aparentando lejanía al no usar redes sociales para votar, o postular a recursos. La risa de no saber en qué gastar el dinero, mientras que otras personas saben muy bien en qué se va a gastar. Lo menos representativo de nuestra comunidad en noticiarios y matinales, sus recursos los hacen perpetuarse comunicacionalmente en la pantalla. Familia de trabajadores. UNA sola persona dictando la forma en que se debe cambiar y mantener el sistema. Que la farsa pueda ser sostenida a la mayor cantidad de abuelos que irán desapareciendo a partir de una caída, la que provocará un derrame, y que ninguna galleta de agua les explicará lo que sus progenitores quieren entender por deceso. Muchos abuelos y abuelas se están quedando. Esperan algo distinto.

A los niños podemos hacerlos girar en remolinos y todos nos marearemos. El agua de las orejas cuestionará el horizonte. Entregar todas nuestras cartas a los contemporáneos. Como cuico, no tuve la enseñanza popular de arremangarse las mangas para lavar. Pero puedo estar con ustedes, pueblo querido. No eres una combinación limitada de genes similares. Lo indígena no mira menos por tener los ojos achinados. Conozco algo de las urbes medievales de Europa, y estoy atento a cualquier frialdad de trato que no nos pertenezca. La frialdad es para equilibrarla. Ninguna parte del cuerpo debiera estar helada. Las flores no esperan ya la primavera. Las horas de luz aumentan y disminuyen, y la oscuridad pareciera darnos sueño. La mantención de los aspectos del ser humano, puede ser conocido y podremos aprender algo más, como la relación de los elementos, y el cuidado de cada cuerda, será la enseñanza del cuidado.

La lengua de las mariposas. Hay más cosas malas que cosas buenas. No importa. A las cosas malas les gusta perpetuarse y creerse eternas. Las cosas buenas son reales, humanas, y escapan a nuestros cálculos. Sólo hay que abrir los sentidos. Todos queremos vivir. Embellecer es una celebración de estar vivo.

Cada personalidad pondrá énfasis en la tradición de la que es heredera. Habrá justificaciones para cada acción de nuestros coterráneos. Hasta querrán ser portadores del cambio colectivo. Pero lo colectivo no piensa bien, y yo los amo a cada uno de ustedes, porque queremos vivir aquí, y un año es tiempo suficiente para comentar algo al vecino, independiente si las cañerías, el motor del auto, y el campeonato nacional los motiven a hablar rápido y con seguridad. Podemos obtener seguridad más adelante, no la necesitamos para el parpadeo. Para mirar lo que tenemos y sentirnos orgullosos de este paisaje rural-urbano-casa-paredes.

Nadie está mudo. Hablar es hermoso. No es sólo azúcar.

 

Comentario acerca de artículo dedicado al disco “Amiga” de Alex Anwandter

(Puede encontrar el artículo comentario acá en el siguiente link: http://www.eldesconcierto.cl/cultura-y-calle/2016/06/09/amiga-de-alex-anwandter-o-la-necesidad-de-lo-figurativo/?fb_action_ids=975910769194152&fb_action_types=og.comments ).

 

Dicho de manera sincera, deseo opinar que el disco “Amiga” de Anwandter no será recordado como un disco “importante” a nivel de las temáticas principales retratadas en la discografía musical de éste músico. La razón que yo manejo es la siguiente: tanto en su actual trabajo de solista, en la agrupación Odisea, como en los dos discos de Teleradio Donoso, Anwandter pone un mayor énfasis en el empoderamiento y emancipación en la dimensión económica de los individuos, que el mundo sentimental y de amistad, debiendo relegarse actualmente a un incubamiento personal (íntimo).
Me explico. Si la ideología progresista es actualmente la alternativa más lúcida para poder tomar posición frente a temáticas que son urgentes de reflexionar en la actualidad, la dimensión económica debe -para Anwandter- ser traída al espacio público, exteriorizando tales reflexiones y exigiendo demandas a los poderes dominantes (Espacio público material que tanto el Estado como el mundo privado tratan de apropiarse para su beneficio). Decir en una canción de Teleradio Donoso “y nada es gratis” es decir que los músicos también pueden encontrarse “cortos de plata”, y que no se encuentran en un olimpo con las necesidades materiales cubiertas. Esta idea (la emancipación económica) es algo que nunca se ha manifestado de manera explícita (como lo panfletario que se señala en la columna de arriba), pero las canciones señalan que constituye una prioridad para comenzar a liberar a los individuos de las dependencias simbólicas y materiales imperantes. En cambio, la dimensión sentimental y afectiva, no es un tema que le interese a los poderes dominantes ejemplificados anteriormente, y dada esa falta de privatización, Anwandter considera urgente protegerlo (por ahora) de la lucha oficial. La amistad sincera, la confianza directa entre individuos, entre parejas, entre semejantes o no, es algo que pertenece a lo que los políticos y tecnócratas les gusta llamar “tejido social”, y los oyentes deben saber que los sentimientos y las emociones constituyen una dimensión mucho más prístina y delicada que la dimensión material y económica, por lo que en el disco “Amiga”, se recuerda que es importante conservar la amistad, más allá de los intereses económicos de las personas, y de la violencia a la que podemos vernos expuestos tanto en las redes sociales como en el espacio material.
Por otra parte, no estoy de acuerdo con la idea de que Teleradio Donoso no posea un componente político. Basta recordar la canción “La literatura” para saber que se ha dejado un registro de que (especialmente) en los círculos de educación superior, la literatura fue usada como mercancía de propiedad de unos pocos en la década pasada (los intelectuales de ése momento). Con el ejemplo de ésta canción, se enseña a los oyentes que es importante proteger las cosas “pequeñas” o “insignificantes” que tiene en consideración de ésa manera el capitalismo, invitando con éste testimonio, a generar una reflexión personal acerca de nuestras relaciones personales con la literatura, y creando capital crítico para afrontar publicidades como la vista este año en la ciudad de Santiago llamada “Yo Leo”.
Temáticas claves para poder construirnos una identidad de calidad auténtica, se aleja radicalmente de las respetables pero toscas luchas “moleculares” que se transan como moneda de cambio en el debate político actual (más de tipo cotidiano que oficial), buscando incomodar más por los títulos de tales “luchas” que por el contenido de las mismas, y si el Feminismo es considerado una de aquellas moléculas, me parece que se encuentra bastante apretada en la paredes de su (in)cómodo hogar molecular.
El disco “Amiga” de Anwandter posee una maduración musical y lírica comprobables, pero si mi pronóstico se cumple, poseeremos en nuestros computadores un disco que no será de importancia para muchas personas, pero que sí lo será para las personas que valoran los sentimientos de las personas como de una calidad superior, y que merece ser protegida de los debates utilitarios que nos intentan hacer creer las fuerzas en enfrentamiento.
Posdata: No me parece que a Balmes se le pueda considerar figurativo, como sí se lo puede considerar matérico (venido del Informalismo en España) y expresivo (manchas de color).

La rabieta de todos

Como en una cierta película, donde el entorno de un personaje le da la totalidad de las señas para que esta persona decida y se movilice, hay días donde el entorno se suelta del manto que hemos posado sobre sus napas, y nos recuerda que no somos seres indiferenciados; aunque esta realidad no sepa cómo explicar teóricamente esta ambivalencia de la convivencia y el rechazo, se mueve a nuestro lado, agitado, y nos revela verdades similares a las del mundo del extrañamiento.

Cansado de tener que caminar sin esa prótesis que creíamos adherida a nuestro paso, podemos volver a recoger su mensaje desde el piso, obviando con mayor intensidad de lo normal, las banalidades vigentes de su presente exteriorizado. Como todo ideal de cámara, al no poder escapar de las esperas que ofrece esa interrumpida convivencia, poso la mirada de manera quieta, pausada, desenjuiciada, a lo que el otro considera “necesario” para convivir. Aún evoco la fantasía de encontrar “el Arte” entre esta banalidad normalizada. Le concedo cariños a esta bestia que lleva sus horas despierto y que parece desconocer la diferencia entre la mano y el trozo de comida ofrecido.

Una esencia que se mira en su espejo en momentos en los que la tonalidad y la distorsión impiden su comprobación amigable con la remota esencia diseminada exterior. Donde se reprueba nuestra dependencia, y donde las decisiones inmediatas, las decisiones clave para articular al resto de las vías sanguíneas a realizar nuestro destino, dejan entrever esos molestos vacíos de relato y de protección. Donde uno nunca deseó hacer daño a las idiosincracias dominantes, y que por mucho tiempo se les prestó confianza a partir de esquemas ontológicos inofensivos, tratando de encontrar lo auténtico que hemos atesorado bajo la defensiva diaria de la facticidad.

Aconsejo otorgar un tiempo propio a la autonomía meta-temporal, superando la violencia que encarna el exterior cuando se ve encendido por todo lo que no le gustamos, y que sin pedirlo, ofrece resultados disfrazados de novedad refrescante, pero que han proyectado inconsciencia, cacofonía y decadencia.

 

Cojín (09/15)

Eres mi nube bajada

tienes tus estados de ánimo

pliegues, concavidades, silencios de aire

das la forma a los viajes de meditación

que me corresponden.

Te pido que seas una sola con mi cuello

que él ha sostenido mi cabeza y quiere apoyo

tápale su cansancio con afecto y soltura

y manténme despierto en estos últimos momentos

de la jornada.

Eres el silencio de las nubes hecho espuma

estás más cerca de los sentidos

me juego el descanso en tu experiencia

flotas dándole sentido a mi descansar.

Texto día 25/01/16

Están escribiendo con letras crecidas y delgadas, alertando sobre el cotidiano comportamiento social positivista. Es lo más bello lo que poco a poco se va ocultando, a medida que en el camino quedan los esfuerzos de modelar el tiempo con marcas de pasado que nos señalen huellas de polvo cristalizado. Debes saber que la autoconciencia tiene por finalidad conocer estos micro-cosmos controlados. Individualidades sentimentales y materiales que afianzadas deben comenzar por borrar los límites de su protección; debe ser ésa una noble excusa que nos permite demorar una incidencia periférica posterior. Feliz 25.

Stuart Hall, buscando tu Pdf

Una organización requiere de otra organización para poder tener sentido. La segunda organización ya no crea con el pulso, sino con la tijera. En la tijera hay pulso también, pero en el pulso, hay sensación de presente, a inhalación-exhalación de movimiento dialéctico interno. En cada organización, hay reglas internas, por supuesto, pero lo que una entrega con gusto, la siguiente también sirve a un bien mayor. De más está decir que una nueva organización, pero venida de una línea que no tiene relación con la comunidad de estas dos organizaciones nombradas al principio, se adapta hacia la segunda organización. Los que sopesan los significados de lo relatado, tienen más influencia en este momento que en el primer momento de transformación, es decir, a la primera organización. La imitación de la materia en estilo de vida es el modelo dominante, y la misma contemplación de los distintos momentos de transformación de su propia energía de formato propio, le da la habilidad de buscar eterno amparo en representaciones como el anonadamiento, la comprensión y el éxtasis público. Una puesta en escena de propias mezclas orgullosas de su caldillo ideológico pero atenta y receptora a los conceptos diferenciadores de potencial indeterminado. Traer a colación a una hipotética cuarta organización no tendría sentido, pues haría lo mismo que esa tercera organización que llegó directamente a acoplarse al trabajo de la organización número dos. La organización número uno deja de producir, y la organización dos sigue produciendo con organización tres, pero lamentará no haber recibido con anticipación las materias primas realizadas por la organización uno.

Si esto se parece a Cortázar, como el ejemplo de la escalera, es que se están palpando los elementos, hay gravedad, oxígeno, suelo con un leve humo y fondo color negro. Un universo con paredes bien alimentadas de flexibilidad y presentación. La materia de los minerales fue enseñado demasiado tarde, los niños presintieron el engaño de la estructura inculcada. Tan sólo quería retratar la densidad de este cemento. La falta de yeso, arena y escombros con que uno llega a las mentes de los lectores, y esas finas especias de la trampa y la burla sana a sí mismo se dejan rayar en las coincidencias que ordenamos crear en el pasado.

Ahora las borradas de escritos respetan los puntos ocasionales. Las ansias de ciencias se fueron por la ventana del barco mientras poseemos una copia de seguridad en nuestro computador. El afán de escribir blanco sobre blanco (y no color crema claro que eso es echarle la culpa a la humedad ambiente, broma es) y no encontrar fuerzas para avanzar en la trayectoria hasta el decantamiento de la misma, el paso de un momento a otro que pueda reemplazarlo en sentido concluido en el primer momento (o en el segundo, habría que precisar también).

Ya hace tiempo que nos hemos quedados vacíos como los personajes de Hesse. Escribir contando las páginas escritas no debiera ser la mejor manera de comunicarse entre escritor y lectores. Si tuviera que ser íntimo a la hora de escribir, pediría permiso al artículo o párrafo que deba cargar la materia de mi concepción.

Le puse el título a este artículo, y estoy buscando convencerme de que la longitud de los textos es un buena señal de respeto y admiración para el lector.

La promesa de un salto en el tiempo es la reorganización que sincronizamos entre distintas organizaciones para que los diarios sean reemplazados por nuevas noticias y que los anhelos de libertad sean realizados.